¿En que piensas cuando escuchas la palabra pulso? ¿Qué es el tempo? ¿Es lo mismo pulso y ritmo? Son algunas de las preguntas que nos hacemos cuando pensamos la duración del sonido. En esta lección aprenderás sobre el tempo, las diferencias entre pulso y ritmo y como medir el tempo al momento de tocar una pieza musical.

Pulso

El pulso se puede comparar con el tic tac de un reloj. Cada golpe es un pulso. Es como el latido o el motor de la música. El pulso es constante, siempre igual, pero puede variar y ser más rápido o más lento dependiendo de la música que se esté tocando.

Cuando hablamos de pulso en música, utilizamos el término italiano TEMPO que significa tiempo. Con esta palabra nos referimos a la velocidad del pulso, la rapidez a la que se ejecuta un a obra musical.

El tempo se mide según las pulsaciones por minuto y para eso se utiliza el metrónomo, un aparato para marcar el pulso. El metrónomo ayuda a los músicos a mantener el pulso constante cuando están ensayando una pieza.

M. negra = 60. Indica que la negra equivale a 60 pulsaciones por minuto.

metrónomo

 Ritmo

Pulso y ritmo son dos cosas distintas aunque muchas veces se confunde y se piensa que es lo mismo. El ritmo, a diferencia del pulso, es cambiante, dinámico y puede influir en nuestras emociones. Los ritmos más lentos nos ayudan a relajarnos y los más rápidos nos activan.

Hay ritmo en todas partes, en la naturaleza, en el canto de los pájaros, el vaivén de las olas, el galope de un caballo.

Cuando escuchamos una pieza musical, nuestro cuerpo reacciona marcando con el pie, las manos o la cabeza el ritmo de la música. Esto pasa porque nuestro oído capta ciertos acentos que aparecen durante la obra. Estos acentos pueden ser regulares o irregulares, pero muy perceptibles a nuestro oído haciendo que tono nuestro cuerpo reaccione.

El ritmo en la música se representa por medio de las figuras musicales. Combinando figuras de distinta duración creamos diferentes ritmos. De igual modo, para dividir la composición, se utilizan líneas divisorias que forman secciones de igual duración. Estas secciones se llaman compaces y facilitan la lectura musical.