La música existe mucho antes que la escritura pero hubo un momento en que para poder dar uniformidad a la música se hizo necesario un sistema que ayudara en el proceso. Es ahí cuando en la Edad Media surge un modo de notación musical que fue evolucionando hasta llegar a convertirse en el pentagrama musical que conocemos hoy día.

¿Qué es?

El pentagrama es el lugar donde se escribe la música. Se compone de 5 líneas
horizontales paralelas y cuatro espacios que se forman entre las líneas. Estas líneas y espacios se identifican de abajo hacia arriba.

¿Cual es su función? 

El pentagrama se utiliza para escribir los símbolos que representan los sonidos musicales. Cada línea y espacio en el pentagrama representa una nota musical diferente. Mientras más arriba esté la nota en el pentagrama, más agudo será el sonido que representa y vice versa. Además se pueden escribir notas fuera del pentagrama. Si queremos escribir notas que se salen de las líneas y espacios del pentagrama se añaden pequeñas líneas adicionales para representar notas más agudas o más graves.

¿Cómo se utiliza?

El pentagrama se lee de izquierda a derecha una nota tras otra, esto es lo que forma una melodía. Cuando vemos varias notas una encima de la otra significa que todas esas notas suenan al mismo tiempo, formando lo que se conoce como un acorde.

 

Repasa los conceptos aprendidos en esta lección y no olvides seguir practicando el orden de las notas musicales ascendente y descendente.